El tan esperado film dirigido por el ganador del Oscar Ron Howard, que según los comentarios, nos mostraría una imagen de The Beatles que poco conocíamos, resultó que no fue del todo algo inesperado.

Nos encontramos con muchos aspectos a resaltar y otros puntos que, para los verdaderos fans, no fueron nada relevantes. La película tiene una desarrollo interesante, abarcando aspectos esenciales acerca del inicio de su carrera y creando una expectativa de cuando se rompería todo en tan perfecto cuarteto.

Desde que comienza, quedamos atrapados con la introducción y descripción de estos 4 jóvenes aventureros que no se imaginaban el éxito que tendrían. Ron Howard planteó de manera muy atinada el cómo fue que se convirtieron en un movimiento tan grande e irreverente, deja en el espectador una sonrisa al mostrar la personalidad de cada integrante. Supo conectar con la audiencia al mostrar imágenes a puerta cerrada, momentos que involucraban sólo a unos cuantos, entrevistas y sonidos donde no tenían que aparentar ser los rockeros famosos sino 4 simples adolescentes creciendo al rededor de mujeres que se desmayaban con tan solo pronunciar una palabra.

Es una realidad que aunque exponen información ya conocida para los seguidores, es increíble ver a tu grupo favorito en la pantalla grande. Observando ensayos, la magia que tenían juntos y la espontaneidad al componer. Sus poses, sus manías, ver la letra donde hacían los bocetos de sus canciones, la tinta con la que crearon música legendaria es, para los verdaderos fans un deleite y algo que se agradece.

Sin duda, el mostrar la evolución del grupo a través de sus discos y como estos seguían creciendo a pesar del poco tiempo, la grabación de películas y asuntos personales hizo que nos preguntáramos ¿Cuando se va a romper esto?. Y aunque se hicieron diferentes menciones sobre este asunto, nunca se concretó el cómo, ni el porqué.

Lo mejor del trabajo del director es la calidad de las imágenes. Toda esa edición para que en pantalla grande se pudiera apreciar en alta definición fue asombrosa, pues todos y cada uno de los videos e imágenes fueron tratados de manera excepcional. El sonido tenía una excelente calidad, era limpio a pesar de las deficiencias en las grabaciones de la época. Todo fue audible y entendible, en conjunto fuera una buena experiencia audiovisual considerando que es contenido grabado hace 50 años, aproximadamente.

En fin, sino la has visto y te gusta su música la disfrutarás, aunque ya te sepas la información. Si sólo fuiste porque no había otra función entonces escuchar y aprender de una de las mejores bandas de la historia nunca está de más.

En conclusión, buen film; dirección, fotografía diálogos y más. Pero queríamos ver a Yoko, a Linda, alguna diferencia entre ellos, más allá de la fama…¿Por qué terminó la mejor banda de la historia?.

Pin It on Pinterest