De repente el café ya no supo igual. Tenía una consistencia diferente, un color nuevo y un aroma inconfundible. El sabor era extraño pero ese tipo de extrañeza que produce alegría, el primer sorbo cautivó mis sentidos y quise seguir probando al punto de saber que no quería mas café soluble, quería café. Hice preguntas y de pronto por primera vez escuché “Café de especialidad”.

Acostumbrado a un sabor a quemado, acidez estomacal, amargor con sensación de oxidado y temperaturas extremas son la experiencia diaria del café en gran parte de México. Crecimos con los cafés hechos en ollas, con su pizca de canela, endulzados desde el principio, con un poco de piloncillo y otros tantos experimentos que las abuelas creían era el deleite, y claro que lo eran pero todo eso le restaba su esencia al café.

Llegaron de golpe al mercado cafeteras que hicieron que la calidad del café bajara aun más, pasamos del producto hecho en casa a la industrialización, la gente solo quería liquido en grandes cantidades más no probar un producto de calidad. Así desde los 70’s hasta ahora, todos buscando café molido para una cafetera ostentosa que nos da un liquido con sabor pero no del bueno. Y con está gran comercialización del café para cerrar está historia llegaron las cápsulas y el café soluble, esas cápsulas que saben a café pero que no son café.Y ese café soluble tan instantáneo que queda con este mundo aprisa pero solitario. Sí, el café “diferente” sigue predominando

En fin, “Café de Especialidad” es una revolución a todo lo anterior, y como toda buena revolución surge por el hecho de volver a los orígenes, la esencia del producto, la sensación que produce en el paladar es el reflejo de la calidad y trabajo de todo lo que interviene para que con un sorbo que fue pensado solo para ti quede marcado lo especial que es el café y la personalización de éste.

El mundo está conociendo las barras de café, lugares diseñados para platicar contigo de lo que quieras y ademas con gusto te explican de donde viene lo que estás  tomando, desde la semilla hasta tu taza. Personas que buscan reformar lo que se conoce como café, gente interesada no solo en vender sino en explicar todo lo que hay detrás de esa bebida que es la segunda mas consumida en el mundo.

Es tendencia internacional éste movimiento, porque aún gente que se considera conocedora y amante del café están siendo reformados en su percepción respecto al café.

Siembras en terrenos específicos, recolección clasificada a mano, bien tratado y seleccionado, almacenado y transportado, bien escogido, excelente tostado y finamente procesado le dan ese toque de “especialidad”.

Revolucionar y transformar, son palabras que producen cambios significativos en el mundo. Hoy las barras de especialidad se definen con esas palabras y así crear un movimiento donde lo que amamos sea conocido y significativo. Una buena taza de café.

Pin It on Pinterest