Hace unos días fui a una boda, todo muy bonito, romántico, besos y palabras que conmueven a cualquiera, pero hubo una frase que se quedó dando vueltas en mi cabeza… “He encontrado a mi mejor amigo”. Y solo llegué a una conclusión… No se puede ser mejor amigo de tu pareja.

Entre instantes de locura, el miedo a estar solo y el ataque cultural, social y religioso, algunos jóvenes se casan sin tener ningún tipo de precedente y con la única excusa de haber encontrado a su mejor amigo.

Estar casado con tu mejor amigo es una mentira fácil de creer, porque ciertamente o es tu pareja o es tu mejor amigo pero las dos cosas no se puede.

Esto quiere decir, tu amigo siempre va a tener un lado de apoyo incondicional, de ese que no pide nada a cambio y es alcahuete aún en las cosas que parecen ser “malas”. Refiriéndome a la mayoría de los casos. Tu mejor amigo te dirá la verdad sin miedo a herirte y sin suavizar el mensaje. Tu mejor amigo y tú tienen un lenguaje secreto, anécdotas difíciles y algunas un tanto estúpidas y no te importará contar alguna en la que alguno de los dos se ve expuesto. Con tu mejor amigo no hay un “hablamos en la noche” “necesitamos hablar” “entonces ve con tu mamá”.

En fin, historias que marcan diferencia entre los amigos. Ser mejor amigo de tu pareja sólo dejará una expectativa muy difícil de alcanzar.

Tu pareja por más que te ame, no dejará que lleves a cabo alguna acción que vaya en contra de los principios fundamentales entre ustedes por lo mismo del amor. Ser el mejor amigo de tu pareja te dejará en una condición de desventaja, al escuchar o aparentar que nada de lo que hace te importa, pasando por alto situaciones que deben ser expresadas para tener una sana relación.

El punto de ser “MEJORES AMIGOS” y mantener esa relación, crea un estándar difícil de alcanzar y es por eso que existen los divorcios y las separaciones. Por crear una utopía de relación, en donde todo es dicha y felicidad. Donde por mantener esa idea, se crean una serie de secretos con tal de no herir o provocar el enojo de tu pareja. Los mejores amigos saben decir no, y a pesar de ese NO existen acuerdos. Con las parejas muchas veces se debe de ceder por el simple hecho de amar, sin tener o no razón. Con esto quiero decir, las parejas si pueden ser amigos, tener una relación sana, disfrutar y platicar de todo pero no ser “mejores amigos”.

Porque le restamos importancia a nuestra pareja al ponerlo en el mismo punto de otra persona, comparando nuestra relación con la que tenemos con alguien más. Nuestra esposa, novia o sea el término que tenga tu relación, tiene muchos puntos a favor sin tener que aparentar ser mejores amigos. Y es que estos términos se nos han inculcado a través de películas y series, donde muestran que el punto de relación estable y divertida es aquella que compartes con tu mejor amigo, pero no es así. Puede tener todos los factores, tener una sana relación, ser divertida, sabe decir no y también saber ceder. Saber pedir perdón y perdonar, reír a carcajadas y tener muchas cosas en común y él o ella será tu pareja, tu novia o esposa y entonces en este punto de amor no existe un término que defina como es su relación porque es algo único entre ustedes dos, algo real.

En fin, amigos, esposos o novios, al final se trata del amor.

Pin It on Pinterest