¡Qué hipster tu foto! ¿Ya viste esas botas súper hipsters? “Ahí va tú amigo, el hipster…” La palabra hipster (sí, otra vez) ya es un calificativo no sólo para personas, también para objetos, acciones y gustos. Y es que esta tendencia se ha convertido en un icono para ésta época en muchos sentidos, aunque en definitiva no se trate de algo nuevo.

Este auto considerado selecto grupo de barbas y bigotes largos, camisas vestidas, lentes de pasta, listas de reproducción alternativas, entre otras peculiaridades, se han posicionado como un estilo deseable, por el simple hecho de que todos buscamos ser genuinos.

Y es que la clave para entender o identificar a un hipster es su filosofía de “cero cosas ordinarias” ¿cómo es esto? Gustos mayoritariamente vintage, otros extraños, consumo específico (muy fijado) y el eterno juramento de vivir alejados de las culturas predominantes.

Aunque no todos pertenecen a esta subcultura, por llamarlo de alguna manera, muchos han adoptado sin querer (o queriendo) algunas actividades, estilos y gustos de este tipo, definitivamente algunos más que otros.

No te preocupes, los tirantes de tus jeans o el moñito que ocupaste en tu cena de graduación no te convierten en hipster, pero, si juntas más de 3 características de las que te presento a continuación, seguramente ya estás entrando en las estadísticas de este mini universo.

6 señales que indican que te volviste hipster.

  1. Un guardarropa muy vintage (o en su caso, de leñador)

Viajemos un momento a tu ropero, ahora piensa si encuentras estampados a cuadros, flores o patrones con figuras curiosas como anteojos, palmeras, bicicletas o gatos. ¿Tu calzado predominante se compone de tenis y botas? O tal vez tienes una manía por hurtar la ropa que tus papás o abuelos conservan desde su juventud.
¿Listo? La alerta continuará en el espejo, ¿Amas abrochar hasta el último botón de tus camisas? Y ¿a esto sumas accesorios como moños, tirantes, anteojos redondos  y gorros o sombreros? Primer punto pro hipster.

  1. Más allá de la ropa, un ser hipster

Ahora vamos al análisis corporal. Si eres hombre y te has descubierto anhelando tener una barba abundante o un largo bigote (si no es que ya los tienes), eres fan de las ahora muy famosas barber shop, sabes que es un corte fade y usas productos de belleza “muy varoniles”, por supuesto, otro punto más.

Si eres mujer te fascinan los colores extraños de cabello, ¿llevas dos o más tonos? A pesar de eso te encanta lucir natural (aunque tarde horas haciéndote ese “peinado despeinado”)

En general seas hombre o mujer repentinamente te surgió un amor por los tatuajes y probablemente ya eres un lienzo vivo. Más puntos a sumar.

  1. Sólo yo sé que…

Otra actitud que puede delatar si perteneces a este grupo es tu natural pasión por defender tus gustos “únicos, originales, extraños, poco conocidos”, seguro tus listas de reproducción en Spotify tienen más de un grupo indie o alternativo y probablemente te molestaste cuando una de esas extrañas bandas se popularizó.

  1. Leal a mis marcas

Es muy probable que tengas un iPhone, por lo menos, si no es que tienes más productos Apple. Visitas continuamente Starbucks (aunque seas un asiduo consumidor del café local), tienes un par de converse o vans, aún usas tumblr, tus redes favoritas son Instagram, Twitter y Pinterest (Facebook es tan mainstream) y amarías tener una cámara Polaroid… Espera,  ¿ya la tienes?

  1. Gustos profesionales

Esto no es un absoluto, pero si estás por entrar a la universidad y tus opciones de carrera son: Diseño gráfico, artes visuales (o artes, en general), filosofía, fotografía y otras áreas similares o si ya rebasaste la edad estudiantil y estás trabajando en alguna empresa creativa, combinado con los puntos anteriores, es probable que vayas por el rumbo hipster, pero digamos que es una simple coincidencia.

  1. Gustos adicionales

Si a todo lo anterior le agregas tu amor comida órganica o eres vegetariano, tienes una bicicleta de colores pastel, tu mascota es un pug, asistes a ciclos de cine de arte, amas los conciertos de bandas locales y eres un experto en filtros fotográficos, creo que detrás del monitor hay un hipster.

  1. Mentira, no soy hipster

Seguro dirás que esto de ser hipster ya pasó y te niegas rotundamente cuando tus amigos te preguntan (o afirman) que tú perteneces al selecto grupo. La negación es un indicativo.

Tómalo con calma, el primer paso es la aceptación. Sólo que si ya te resignaste y eres un hipster declarado, te tengo una pequeña noticia: Ya muchos pertenecen a este grupo ¿no es esto mainstream?♥

Pin It on Pinterest