En estas fechas aunque ya haya pasado nuestra época, nos convertimos en nostálgicos (algunos en silencio), recordando nuestra infancia y qué la caracterizó. Pensando un poco en esa añoranza y sabiéndonos mexicanos, hoy queremos hacer honor a aquellos juguetes que probablemente algunos tengamos entre el polvo del más viejo de nuestros armarios.

El “hoy” de estos objetos que recordamos con cariño, no sólo se limita al propósito fundamental de un juguete, también están envueltos por un increíble contexto y una conjunción de trabajo artesanal, comercio justo y preservación de tradiciones.

Se trata de juguetes tradicionales mexicanos, aquellos que tienen la marca representativa de la cultura mexicana. La mayoría de ellos están hechos de madera, algunos juegos de mesa de cartón ¿Cuál de estos era tu favorito?

Trompo

Se trata de una figura de madera con forma de cono que puede girar sobre su propia punta. Antes de que salieran los famosos trompos de plástico con luces ya existía el tradicional, pintado con franjas de colores y una punta hecha de clavo. Para jugarlo hay que enrollar una cuerda y lanzarlo para lograr que gire en su punta. Algunos competían entre quien podía rodarlo en la palma de su mano o ¿recuerdas los “racos”? La emoción de ver que trompo caía más rápido o jugar marcando “la troya” que era un círculo dibujado en el piso del cual no debía salir.

Yo-yo

Dos discos de madera unidos por el centro, también enrollados con una cuerda pero el objetivo no es lanzarlo, más bien hacerlo que regrese a tu mano. Pero no sólo era ver quien hacía más repeticiones, algunos aún saben trucos como el famoso “columpio” o “la vuelta al mundo”.

Balero

Este se compone de un tallo, también de madera, unido por una cuerda a una esfera o cilindro con un hueco. Hay de distintos tamaños, los más grandes eran todo un éxito. Simplemente se trata de tomar el palillo o tallo con una mano y dejar colgar la pieza grande de madera, para después impulsarla y tratar de “atinarle” a que caiga en el hueco. Nunca olvidaremos esos golpes que nos dimos tratando de ganar.

Atrapanovios

Fabricado de palma trenzada, es un pequeño cilindro abierto de un lado. Este se jugaba introduciendo el dedo índice en la abertura y si quedaba atrapado, perdías, por lo que el objetivo era intentar zafarte. Algunos bromeaban diciendo que si quedabas atrapado estabas destinado a una relación.

Lotería

Este juego de mesa fue adoptado en México, en el siglo XVIII aproximadamente. En la antigüedad las piezas eran tablillas de madera pintadas a mano. Hoy lo puedes encontrar más fácilmente a base de cartón y utilizar semillas o frijoles a manera de fichas. El juego consiste en completar una plantilla, colocando una ficha en cada imagen, esto se hace mientras alguien más “canta” (es decir, grita el nombre de cada imagen o tarjeta). El que primero llene su plantilla gritará ¡Lotería! Y habrá ganado. Algunos acostumbraban a jugar apostando con monedas ¿Cuántos lloramos de pequeños por perder 50 centavos?

Si bien alrededor del país existen diversos museos de juguetes tradicionales, no es un misterio el intentar encontrarlos. Algunos mercados locales conservan su apartado de juguetes, también los encuentras en ferias itinerantes y tiendas de artesanías.

Con esto quiero aprovechar para que compartas estas ahora “rarezas” con los más pequeños de la familia, que les enseñemos que también hay parques y juegos al aire libre, que si bien hemos sido alcanzados por la tecnología hasta una caja de cartón puede ser la cosa más divertida, ¿qué tal si despegamos tantito los ojos de las pantallas y buscamos una conexión más real? ♥

Pin It on Pinterest