Cuando me invitaron a escribir en este espacio no tenía muy en claro por dónde comenzar, pues como xalapeño, amo muchas cosas de ésta mi ciudad. Desde la gastronomía hasta la innumerable cantidad de mitos y leyendas uno puede regodearse en infinidad de temas, que al diario vivir, pasan desapercibidas, tal vez por la cotidianidad o tal vez por ser simplemente un poco despistado.

Pero hay un tema que realmente es característico de la ciudad y que ciertamente le da una forma de ser muy diferente a otras y me refiero a su clima. Xalapa se encuentra ubicada técnicamente en las faldas del Cofre de Perote, a una altura de 1440 metros sobre el nivel del mar pero a no más de 56 kilómetros en línea recta de la costa. Lo que genera un clima húmedo envidiable, pero con cierta calidez que no llega a ser agobiante. Nos encontramos en el bosque mesófilo de montaña.

Recordar al Xalapa característico, implica recordar su niebla, por supuesto su característico chipi chipi. Una niebla que recubre la ciudad y que, hacía unos años, impedía ver el sol casi por una semana. Desafortunadamente los cambios climáticos sumados a la deforestación y el crecimiento incesante de la mancha urbana han ocasionado que las condiciones cambien y sean distintas en la actualidad.

Pero a pesar de que ya no contemos con las anteriores condiciones tenemos un clima tan grato que permite, a diferencia de otras ciudades, prescindir de tener que vivir forzosamente con aire acondicionado o con calefacción; pues contamos con una temperatura media promedio de 18 grados.

Somos tan privilegiados que con tan sólo viajar a 40 minutos de distancia ya podemos encontrar zonas donde puede llegar a caer nieve o podemos ir a tomar el sol a la playa viajando casi durante el mismo tiempo. Lo que podría propiciar que fuéramos una excelente estadía para viajeros.

Nuestro clima odia la monotonía, nunca llega a ser eternamente el mismo, si fuera así viviríamos en un desierto o en la tundra. En Xalapa hay que estar preparado para vivir por ocasiones las 4 estaciones el mismo día, situación que agradecemos los que no nos gusta el calor agobiante, pero que disfrutan también aquellos que no toleran el congelante frío.

Creo que nuestro clima es algo muy particular, único y envidiable. De hecho en épocas anteriores, muchas personas salían huyendo de ciudades costeras por la cantidad innumerable de enfermedades que pululaban debido al incesante calor y se refugiaban en Xalapa, en la cual encontraban un cobijo de sus agonías.

Así es que disfrutemos de nuestro clima y también de nuestra flora en sus muchos parques, jardines y por supuesto cuidemos nuestra ciudad.

 

Hola Mi nombre es Sinuhe Ladrón de Guevara, estudié psicología y me gusta viajar, el cine 🎥 y no hay nada más rico que unos tacos al pastor. Soy xalapeño a mucha honra y también disfruto compartir opiniones.

Pin It on Pinterest