¿XALAPEÑO CHISMOSO?

 

Xalapa ¡y sus cientos de comentarios! Que si hablan cantadito, que si utilizan palabras extrañas para referirse a ciertas cosas o que tienen costumbres gastronómicas algo peculiares.

Pero, de algo que sin duda todo el mundo comenta,  es lo fácil que resulta conocerse en la ciudad.

A pesar de ser un lugar con más de 500 mil habitantes, es muy simple estar ligado a otra persona que conoce a un tipo, que resulta ser tu primo, que tiene un amigo, que se lleva con el vecino de la que fue tu novia en la prepa, que tuvo un hijo con el chavo que era novio de tu hermana en la secundaria, que resultó ser el jefe de tu mejor amigo.

Y así podemos seguir en esta ciudad, pero estas coincidencias no suelen ser siempre positivas, en muchos de los casos, pues esta situación desencadena el efecto “pueblo chico, infierno grande” la frase más utilizada para referirse a algo que todos disfrutan EL CHISME.

Ahora la pregunta ¿son chismosos los xalapeños? Puede ser que está pregunta te de risa o de plano te incomode dependiendo el lugar en el que estás. Cada día en el trabajo o en el vecindario vivimos con situaciones que nos comprometen a tener que contarle a otra persona lo sucedido y sin duda, en muchos de los casos aquello que era un gran secreto resulta que, en la cadena de coincidencias antes mencionada, ya todos conocen el asunto que comenzó con un “pero no se lo digas a nadie”.

Todos debemos conocer a una vecina que pasa el tiempo en la ventana, que tiene el control del tiempo de sus vecinos y que acostumbra hacer preguntas incomodas como “¿Ya no he visto al muchacho que luego te visitaba?” o algunas otras como “¿No crees que una muchacha tan bonita como tú no puede andar tan tarde en la calle? Discúlpame si parece que soy chismosa pero es porque me preocupas”. Y podemos seguir con ejemplos, pero algunos creen que este tipo de situaciones son especialmente atendidas por los xalapeños.

En el trabajo, todos conocen a alguien a la cual siempre aplican la de “pero no le digas a… porque ya sabes que no se guarda nada” o también “Mejor le voy a decir al jefe lo que está haciendo… lo hago por su bien, no la vayan a correr”.

Entre tanto que estamos preocupados porque nadie se entere sobre acontecimientos en nuestra vida, se nos olvida que tenemos un amigo en común con aquella persona que tratamos de dejar fuera de nuestros asuntos y resulta que al final de todos modos termina por enterarse.

En fin, no le digas a nadie de este post, ya veremos que tanto nos encanta el chisme.

 

Pin It on Pinterest